24.5.12

Colaboraciones: El Ex-cuartel


Era un día frío y lluvioso, nada propicio para hacer fotos, pero la cercanía  mi destino por unos días por temas laborales, hizo que mi compañero y yo nos acercáramos para contemplar esta magnífica construcción abandonada a su suerte, y que tantas veces nos habían comentado por su magnitud.




Se localiza cerca de una bella ciudad rodeada por imperiosos fuertes en su mayoría en buen estado de conservación, decidimos, por ser el más majestuoso, acudir este en concreto. Encaramado en una colina a la que se accede por una angosta pista semi-asfaltada y sin indicaciones precisas para llegar al lugar.



La entrada parece pequeña, de dos metros de ancha, pero al atravesarla accedemos a un patio gigante con un foso e imponentes muros que cierran el interior del fuerte en varios anillos protectores.



 Todavía están las casetas donde el ejército estuvo acuartelado y algunas conservan restos de las cocinas y chimeneas donde desarrollaban su vida diaria.




Las múltiples estancias nos hacen adivinar el gran número de acuartelados que estarían destinados en aquel lugar, todos ellos encargados de la protección del interior del núcleo del fuerte. En el interior encontramos la única edificación de color amarillo, a la que se accede tras pasar gran cantidad de puertas intermedias, en ella nos damos cuenta de la calidad que tuvieron sus despachos, con los suelos de madera y grandes techos de escayola con unos grandes ventanales que divisan y vigilan por todos los costados las instalaciones del fuerte. 



Llegamos a una de las zonas más mágicas de este edificio al encontrarnos con el único objeto del mobiliario que no ha sido retirado del lugar, una bañera enorme encaramada en la parte alta del edificio y con un gran ventanal que divisa parte de la ciudad y el fuerte completo.





En todas las instalaciones existen gran cantidad de galerías interiores que recorren el fuerte por el interior de sus muros y muchos recovecos en los que nos encontramos objetos que demuestran otros usos posteriores al acuartelamiento.





Es complicada la salida directa del edificio por los múltiples pasillos, escaleras y fosos. Nos vamos con ganas de volver y pasar más tiempo en este imponente fuerte del S XVIII, el tiempo de ocio ha finalizado para nosotros.


Ricardo Fernández Vañes

@ricardobarruelo

Un saludo

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Un sitio precioso y una fotos muy bonitas... felicidades

Idoia dijo...

Muy buenas fotos Ricardo, enhorabuena!

Juan Carlos dijo...

¡Impresionante sitio!
Salu2

Anónimo dijo...

Pero donde es?

Nalabcer dijo...

Estuve allí hace 15 dias y el sitio es una autentica pasada. Digno de pegarse el viaje hasta allí para verlo expresamente.

Saludos.

Pedro dijo...

Magnificas fotos, un saludo desde Bcn

Xanadú dijo...

Que sitio más chulo y que fotos más guapas!!!!

Albert Martín dijo...

El lugar es precioso, tengo que decir que me encantaria visitarlo, Por mi tierra Tanvien ay lugares preciosos Pero se los están cargando los vandalos y los ladrones de cobre. Ojalá todo El mundo respetara las ubicaciónes de estos lugares, Pero en este país nos queda mucho que aprender.

Amo del castillo dijo...

En realidad su último uso no fue como cuartel, sino como prisión militar hasta su total desactivación allá por los años 80, si mal no recuerdo.

Un saludo

ISS dijo...

Buen reportaje! me ha gustado mucho el lugar y más que no este vandalizado :)
Muchos saludos

Anónimo dijo...

Acabo de descubrir tu blog. Magnífico trabajo. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

donde ess me gustaria tomar una sesion de fotos alli