8.5.12

El palacete de la luz dorada.


Empezaba a caer la tarde. Dijimos de echar un vistazo rápido a aquel palacete antes de hacer un alto para una comida tardía. Apenas bastaron diez  minutos allí dentro para decidir mandar callar a las tripas y recoger las cámaras y trípodes del coche.

El lugar estaba básicamente vacío. Desde luego tenía aspecto de llevar bastante tiempo abandonado, cerrado y olvidado. Los pocos muebles grandes que encontramos estaban prácticamente desmontados.



Resultaba bastante sorprendente el hecho de que prácticamente no hubiera destrozos ni pintadas. Cristales rotos y esas cosas había, pero ni de lejos lo que uno suele ver en sitios como este, especialmente siendo el acceso tan sencillo. Sitios así dicen mucho y bueno de los pocos vecinos que había alrededor.



Toda la casa confluía en el enorme recibidor. La luz en aquel sitio era increíble. Por las ventanas laterales, cerradas en su mayoría, entraba bastante poca luz del sol que hacía rato había empezado a dirigirse a su cita nocturna con el horizonte. Sin embargo, por la claraboya  translúcida aún entraba un buen haz de luz.



Decidimos dividirnos para explorar el lugar, uno en la planta superior y el otro en la de abajo, de manera que no tuviéramos que andar vigilando si el otro entraba en el plano a fotografiar. La planta baja tenía varios salones alargados y una parte que debieron ser cocinas, aunque curiosamente no vimos ninguna hornilla o similar en toda la casa. Lo que sí tenían esas habitaciones era un aspecto más espartano que el resto del palacio y algunos elementos curiosos, como este separador de madera.



También encontramos alguna cama. Esta, en concreto, estaba en la habitación del fondo, en una esquina del palacete. Se puede ver el juego de azulejos de la pared en la foto anterior. Probablemente hubiera sido llevada allí tras el abandono, ya que los dormitorios estaban situados en la planta superior.



Cerca de las escaleras encontramos un pequeño cuarto casi sin ventanas que debió ser un pequeño almacén. Lo más curioso que vimos fue este enorme arcón de madera. Cuando hice la foto ni siquiera se veía el color, ya que la falta de luz era notable en aquella estancia. Luego, al revelar resultó ser del color azul que se aprecia. Por cierto, que allí sí que había algunas pintadas, por ejemplo en la puerta. ¡Hechas con tiza! En las fotos casi ni se veían.



Lo más vandálico que vimos fueron los restos de una pequeña hoguera en el centro de la casa, pero incluso daba la impresión de que tras apagarla alguien había tenido la delicadeza de limpiar un poco el sitio.




Tras revisar la planta baja subí a la superior. Las escaleras tenían aún aspecto de aguantar aún muchos años en buen estado, aunque lo que sí que había desaparecido era la baranda. Me dio la impresión de que podía haber sido de metal y que por eso alguien se la llevó, porque el resto de elementos decorativos, todos de madera, se conservaban en buen estado.



Lo que se ve al fondo con aspecto de enorme bañera era en realidad la baranda que rodeaba el hueco sobre el vestíbulo principal. También se puede observar donde estaba la baranda. 



La baranda del hueco se conservaba sorprendentemente bien. Solamente un segmento estaba dañado, y ni siquiera había caído, estando sólo inclinado. De cualquier manera mejor no apoyarse mucho en ella. Por si acaso…



Desde el hueco se podía ver la planta de abajo, con su silla y los restos de la hoguera. También se puede apreciar la combinación de luces entre la más fuerte superior y la más delicada lateral que había comentado antes.



Seguimos explorando la planta superior. Probablemente lo más llamativo fue encontrar esta vetusta televisión, probablemente de blanco y negro, y de un tamaño bastante considerable.  La luz aquí también era curiosa, ya que la habitación no tenía ventana alguna salvo por una claraboya pequeña situada en el trecho y cuya luz incidía directamente en la televisión.



En el pasillo, uno de los pocos muebles completos que encontramos. Esta vieja vitrina de vidrio se encontraba en perfecto estado, salvo por la enorme cantidad de polvo que albergaba y las pequeñas huellas dejadas por un gato.


No hay abandono que se libre de tener alguna silla. En mejor o peor estado, de un estilo o de otro… Siempre hay sillas. Algunas tan curiosas como esta, con ruedas.



La totalidad de los dormitorios estaban totalmente vacíos. Costaba encontrar en ellos algún interés fotográfico con sus ventanas cerradas y poco más. El más alejado de todos, probablemente el principal por tamaño era este. La ventana, orientada de manera distinta al resto, era la  única que vimos abierta. Este dormitorio era el único que tenía un cuarto de baño propio y de gran tamaño.



Curiosamente sólo había otro cuarto de baño más en toda la planta, justo en la otra esquina de la casa. Uno piensa en grandes mansiones y lo que le viene a la cabeza son muchos cuartos de baño. Se ve que cuando se construyó el palacete los baños eran un lujo bastante más caro que en la actualidad.



Después de fotografiar a placer bajamos por las escaleras de servicio con la intención de marcharnos ya. El hambre empezaba a apretar y aún nos quedaban  un buen montón de kilómetros para llegar a casa.



Nos entretuvimos aún un poco en el patio exterior, fotografiando la entrada principal que curiosamente estaba orientada al jardín y no era visible desde la calle. Tenía un aspecto bastante tétrico a pesar del sol y el calor. Probablemente en un día de tormenta la visita hubiera sido bastante más interesante, aunque sin el encanto de la luz dorada bañando lánguidamente el interior del palacete.



Os paso el enlace a la web del Sr. Máquinas para que podáis ver su punto de vista fotográfico de nuestra visita al palacete.

En dos semanas más, aunque me temo que, comparado con esto, no mejor. ¡Y es que sitios como este son difíciles de superar!

12 comentarios:

chapiniki fotos dijo...

Todo un tesoro habéis descubierto. Enhorabuena y gracias por compartirlo.

Saludos.

Jose - regalos dijo...

WoW!!

Que lujo mas decadente!!

Me encanta!!

Y las fotos con esa pátina... fenomenales

Juan Carlos dijo...

Una joya y muy bien conservada.
Salu2

Pau Aguilella dijo...

¿Donde esta esto? Quiero ir a verlo!

JR dijo...

Impresionante.

Algo debe ir mal para que se abandonen sitios como este, aunque algunos rescatéis parte de su ahora renovada belleza.

Saludos.

Gwen dijo...

Es genial ese palacio, he estado alli un par de veces y no me canso de verlo. ¡Un trabajo perfecto!

Anónimo dijo...

Hola; como he visto tu comentario me preguntaba si podrias decirme la direccion de este lugar por correo electronico. Esto es debido a cuando cumpla la mayoria de edad estoy planificando lugares como estos para ir con mi novia que tambien la gustan estos temas. Me gustaria que la direccion me la enviases al correo electronico para que la direccion no caiga en malas manos y este lugar se pueda conservar asi durante muchos años.
El correo es riveraceladacristian@gmail.com; te agradeceria deberas si me enviases la direccion.
Gracias por su antencion.
Un saludo; Cristian

Anónimo dijo...

¡Qué belleza! Sin duda un lugar muy especial, bañado en luz dorada :)
Debió ser increíble estar allí. ¡Gracias por compartirlo!

ciruja-no dijo...

muy buen laburo che.. me encantaría saber qué lugar es!!

Si pudieses mandarme un mail con la direncción del lugar: escuchomusica404@hotmail.com

te lo agradecería.

Saludos

Anónimo dijo...

I M P R E S I O N A N T E

iol dijo...

Dos cosas, bueno tres. El lugar es maravilloso, pero quizas lo disfrutariamos mas si las fotos fueran un pelin mas grandes y dejaras de usar un pelin el HDR

JuanRa Diablo dijo...

Excelente reportaje. Te felicito.