10.4.12

La fábrica de yogures arrasada

Después de pelearnos un buen rato con el GPS acabamos en la puerta de esta fábrica de yogures. Ya nos habían comentado que el sitio estaba bastante reventado, pero como nos pillaba más o menos de camino decidimos pasarnos a echar un ojo y algunas fotos.

La primera impresión fue bastante desoladora. Vallas tiradas y pintadas por doquier, e incluso algún indicio de incendio. Pero bueno, el sitio parecía grande y algo se podría sacar. Así que aparcamos el coche y tras sobreponernos al golpe de calor al salir del coche nos fuimos a echar un vistazo.



Por dentro estaba más o menos igual. Costaba encontrar alguna pared sin las dichosas firmitas y había porquería y deshechos por todas partes. La fábrica, además, parecía haber sido desguazada a conciencia, no sé si por los dueños antes de cerrarla o por los chatarreros posteriormente. En las grandes salas de fabricación no quedaba absolutamente nada reconocible, salvo los soportes de obra que antes sostenían las máquinas más pesadas.



Visto que la zona de producción no daba mucho juego nos dirigimos a las zonas aledañas. Tampoco es que estuvieran mucho mejor, pero al menos había algunos detalles interesantes desperdigados aquí y allá. ¿Veis este montón de piececitas negras? Son las plantillas que se usan para marcar la fecha de caducidad en los yogures y la encontramos en una pequeña sala aledaña a las de producción.



Cerca estaba lo que quedaba de la sala del médico de la fábrica. En la puerta se lee: “Servicio médico de empresa”. De no ser por la puerta no habríamos podido reconocer el lugar, que había sido prácticamente arrasado. Se supone que el sitio desde donde se tomó la foto era una especie de sala de espera, y la que se ve tras la ventana, que era de cristal esmerilado, sería la sala de curas y exámenes.



Un poco más lejos encontramos los laboratorios. Sorprendentemente aún quedaban cosas allí y fue el lugar donde más tiempo acabamos pasando haciendo fotos. Personalmente me encantan estas botellas marrones de vidrio que suelen contener los productos químicos.



También encontramos estas piececitas de plástico que creo que se usan para contener muestras. El poyete es el mismo que se ve al fondo de la foto anterior.



En una pequeña habitación contigua había un pequeño anexo donde se debían hacer las operaciones que requerían ausencia de luz ya que quedaban restos de cristales tintados en las ventanas, además de montones de botecitos con etiquetas de nombre exóticos.



Nos dirigimos a la zona de oficinas. El pasillo que se ve al fondo es por donde llegamos, y el mostrador parece que era la recepción de la zona de oficinas. Aún quedaban algunos papeles y trastos, como un viejo teclado de ordenador y poco más.



A la recepción, que se encontraba en la segunda planta, se accedía desde la puerta principal por medio de estas escaleras.



En la planta de abajo poco quedaba. Aquí las señales de incendio eran aún más evidentes. Esta habitación estaba totalmente negra por el humo, hasta el punto de que aunque las ventanas rotas dejaban entrar la luz del exterior la impresión al asomarse por la puerta era de oscuridad casi total.



La verdad es que el sitio estaba bastante hecho polvo en general, lo que sumado al asfixiante calor de aquel día hizo que saliéramos de allí relativamente pronto y sin hacer demasiadas fotos y pensando ya en el siguiente destino que os puedo adelantar que es, como poco, sorprendente a pesar de ser diminuto. Os lo cuento dentro de un par de semanas.

Salu2!

7 comentarios:

Alegolu dijo...

Muy buen reportaje! Deseando ver ese próximo destino :)
Saludosss

Max dijo...

Buena nota.
Yo coincido con ustedes en que el edificio tiene mas mistica cuando esta como si la gente hubiera desaparecido de un dia para el otro. Pero este tipo de escenarios también tiene lo suyo. Como una visión post apocalíptica.

Maquinas y Escombros Urbex dijo...

Igualmente me quedo con las fotos de las botellas y con el recuerdo del olor a vainilla del laboratorio, que la verdad, poca cosa mas tenia el lugar. Deseando también ver el siguiente repor, que para mi y pese al susto fue el mejor del día. Saludos.

Míriam dijo...

Creo que sé qué fábrica es esta porque vivo en esa ciudad:)
A raíz de este post he estado mirando noticias del lugar y es una auténtica pena cómo está y lo que ha hecho la gente con ella, saqueándola para buscar hierro y venderlo.

Desde que era pequeña veía desde la carretera la fábrica y su letrero. Nos enorgullecía tenerla aquí en la ciudad. Nunca la visité, pero sé que hacían excursiones de colegio para ir a verla y probar los yogures.

Siento una rara nostalgia por algo que sólamente he visto de lejos, pero que muchas personas de mi alrededor han conocido desde siempre

bea dijo...

Me parece de una sensibilidad extraordinaria, el hecho de que no desveleis las localizaciones, por desgracia falta mucho civismo y respeto por las cosas ajenas.....

Anónimo dijo...

Piececitas de plástico = eppendorfs
Muy chulo el sitio

El Rincón de Buenas Noches dijo...

Hola, estoy buscando una localización como la que veo en las fotos para la grabación de un videoclip, y quisiera que alguien se pusiese en contacto conmigo y me dictase la dirección, muchas gracias.
Si no quieren desvelar la localización por aquí díganmelo y les daré mi correo personal. salud para todos