22.6.07

El bunker del Capricho

Les Luthiers, que además de humoristas son unos grandes filósofos decían: “Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe”. Con esto que llaman “nuevas tecnologías” lo del teléfono empieza a estar cada vez más en desuso, y más te vale contar con una buena combinación de saber lo que buscas y tener algo de suerte.

A diferencia del teléfono, que es un medio en “tiempo real” y privado, los comentarios en los blogs suelen ser públicos, y con suerte firmados. La firma, tras hacer un par de clicks, y teniendo la dosis necesaria de suerte, acaba llevándonos hasta el el buzón de email del autor.

En este caso, mirando entradas viejas del imprescindible blog fogonazos encontré un comentario acerca de unas fotos del interior del llamado “bunker de Miaja”. Tirando del hilo llegué hasta el blog de Luis, el autor del comentario, maníasmias.

Tras unos cuantos correos, me encontré en mi buzón una invitación suya para ir a ver el famoso bunker. Todo esto nos lleva a deducir que por mucha nueva tecnología, lo mejor sigue siendo tener el teléfono adecuado, y una “excusa” del tipo “hace mucho que no nos vemos, ¿no?”

Para el que no conozca el Parque del Capricho, y sea de Madrid, primero y antes de nada recomendarle que, con bunker o sin él, se pase a verlo cualquier fin de semana. Es un parque un tanto especial. Para empezar, no es ni mucho menos tan extenso como otros espacios verdes de la capital como El Retiro. El parque está cerrado, y solamente abre al público los fines de semana, y siempre restringido a un número de 1000 visitantes al mismo tiempo. Un sistema de tornos a la entrada puede hacer que tengamos que esperar un poco a que salga alguien algún fin de semana de esos en los que apetece pasear. Por otro lado, no se permite el acceso con comida, animales, balones, etc. Por cierto, a pesar de los tornos, el acceso es gratuito.

Estas restricciones, bastante lógicas, son las que hacen que este parque más que un parque parezca un enorme jardín privado. Encontraréis el césped perfectamente recortado y verde, los caminos despejados de hojas y ramas, y un ambiente mucho más relajado y menos “festivo” que en el Retiro, por ejemplo. Eso sí, conviene tomárselo con calma, ya que aunque el recinto no es especialmente grande, recorrer todo el parque y visitar todas sus “atracciones” puede llevar un par de horas de tranquilo paseo. No olvidéis la cámara y leer los carteles a lo largo del recorrido. Tenéis más información práctica en la página sobre el parque del ayuntamiento de Madrid. Y no olvidéis pinchar en Actividades si queréis disfrutar de alguno de los conciertos que se realizan en el parque.

Al fondo del parque, a la izquierda del palacio de los Osuna, se encuentran los accesos principales al bunker. Esta instalación subterránea fue conocida como Posición Jaca y fue el centro de mando desde el que el ejército republicano organizó los últimos combates que culminarían con la toma de Madrid por parte del bando nacional.

Bajo una enorme losa de hormigón armado de un metro de grosor se encuentran las puertas blindadas que dan acceso al subterráneo. Hay varias de estas puertas por la zona. Alguna de ellas, cerradas con cadena, dejan un resquicio por el que se pueden observar los escalones que descienden hacia la oscuridad.


El Capricho. (Ayto. Madrid)

Por suerte, en nuestro teníamos quien nos abriera las puertas y quien nos encendiera las luces, por lo que el aspecto era bastante menos tétrico de lo habitual.

Tras descender dos tramos de escaleras, hasta 15 metro bajo tierra, nos encontramos otra puerta blindada (blast door) que da acceso al bunker propiamente dicho.


El Capricho. (Ayto. Madrid)

Este consiste en un largo pasillo principal con habitaciones abovedadas a sus lados.

El Capricho. (Ayto. Madrid)

Las habitaciones están totalmente vacías de cualquier tipo de mobiliario, aunque aún se conservan restos oxidados de la antigua instalación eléctrica. Llama la atención los azulejos de las paredes, y el dibujo del suelo, que se aprecia a pesar de la suciedad.


El Capricho. (Ayto. Madrid)

En toda la instalación resuena el goteo continuo del agua que cae en un pozo situado en la primera habitación, que acentúa la sensación de frescor habitual bajo tierra.

Al fondo se encuentra una habitación de paredes oscuras, que debió albergar la cocina o los baños. Sólo queda un pequeño poyete, y unos ganchos metálicos que debieron sostener algún tipo de depósito o similar.


El Capricho. (Ayto. Madrid)

Apenas estuvimos una media hora en el interior del bunker, tiempo más que suficiente para verlo con detenimiento en su totalidad, aunque personalmente hubiera pasado allí horas fotografiando las viejas y oxidadas puertas blindadas, y las escaleras sumidas en la oscuridad.


El Capricho. (Ayto. Madrid)


El Capricho. (Ayto. Madrid)

No me queda más que agradecer a Luís la oportunidad que nos brindó para visitar este tesoro oculto, y también a nuestra cicerone, Isabel, que aparte de compartir su tiempo y amabilidad con nosotros fue una guía de lujo, tanto por conocimientos (y es que aunque este parque no es de su propiedad, pero como si lo fuera, y así lo tiene de cuidadito) como por su simpatía.

Localización: N40° 27' 24.70", W3° 35' 44.17". El bunker está localizado en el parque del Capricho. Desde google maps se puede observar el parque y el palacio aledaño a este.

Estado: El bunker se encuentra sin restaurar, pero en el estado que debe tener una construcción pensada para resistir ataques de artillería.

Acceso: Al parque, gratuito y altamente recomendable, aunque sólo durante los fines de semana. Suele haber bastante aparcamiento por los alrededores. La forma más fácil de llegar en coche es por la M40 dirección sur, salida Av. De Logroño, que es la siguiente salida al sur de la de Campo de las Naciones. El bunker se encuentra actualmente cerrado al público, aunque hay en marcha un proyecto para restaurarlo y crear un pequeño museo en su interior con documentación, planos e información sobre su historia. Se pueden ver, no obstante, las puertas blindadas exteriores y las chimeneas que le servían de respiraderos.

Enlaces:

Entrada y fotos sobre el bunker en maniasmias: Entrada , Fotos: 1 , 2, 3 y 4.

Salu2!

25 comentarios:

Esstidi dijo...

Que sitio más impresionante... Y tener abierto El Capricho para vosotros solos... Que lujazo. Siento habérmelo perdido :(

La_churri dijo...

Mil gracias de mi parte también a Luis e Isabel. Sin ellos no habríamos tenido este lujo a nuestro alcance...sin ellos y sin tener un compañero con el culo inquieto como tú... ;)

Apañero, una entrada sublime, como de costumbre...y de las fotos, casi que mejor no hablamos, por que esta vez creo que me has superado...aún no he tenido tiempo de procesar las mías...

Un beso y un placer compartir otra excursión contigo!!!

Stewie dijo...

Sí, señor... como estabas rabioso por mi fábrica de chocolate, ahora darme en las narices con el búnker al que no he podido ir... BRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR.
JAJJAAJ... ya en serio, fantástica entrada (como siempre), fantásticas fosoto (como siempre) y fantástica envidia (como siempre)
Y a ver si contestan ya sabes quienes para ya sabes qué... (las cosas de palacio...)

Stewie dijo...

Fe de erratas:
Donde dice "FOSOTO" debería decir "FOTOS"

Antona dijo...

Felicidades por tan buen post.He disfrutado con tu relato,como si te hubiera acompañado
salu2

Lillu dijo...

Vaya sitio alucinante! Pena que yo estoy bastante lejos de Madrid, pero lo tendr� en cuenta si voy por ah� pronto.

Felicidades por este interesante blog :) Seguir� visit�ndolo.

saluditos!

clickfotoblog dijo...

Vaya ! se me antoja misterioso e impresionante ... curioso lugar, lo desconocía...

gracias por la info saludos

Jose dijo...

Chulísimo el sitio!!! YA lo había visto y tengo visita pendiente ;)...

Seguimos con el "servicio temporalmente no disponible". A ver si se arregla prontito jejej...

Un saludo!

Brainwashed poet dijo...

Oye, tiene poco que conozco tu blog, muy interesante. Vi que el año pasado preguntabas cómo habían conocido tu blog, bueno pues yo te digo que lo conocí pues salió medio reseñado en un periodico de circulación nacional en México: La Jornada. (En la sección llamada "Navegaciones"). Nosotros hemos creado un sitio que si bien es distinto en objetivos y contenido sí guarda relación con el tuyo y el de muchos otros. Te hemos puesto Link.
Saludos desde México.

El Judas. dijo...

.

37 34 49 N y 0 49 16 W. Hay que andar unos 45 minutos para llegar, lo que garantiza cierta limpieza. Hay que dedicarle todo el dia, aquello es grande, también hay que llevar buenas linternas y ropa para manchar, las máquinas más grandes, para mover los cañones y las gruas aun están allí y hay mucho óxido y grasa.

Y si quieres más información: rex77@ono.com

.

glucko dijo...

Yo estuve en este bunker de pequeño, pero con tanta luz parece otra cosa... Tambien es interesante el palacio, otras casas del parque y sus sotanos

Anónimo dijo...

pues tirando del hilo de un artículo en mi blog, un amigo me ha recomendado el tuyo, de oca a oca tiro porque me toca. cuando vaya por los madriles me daré el capricho de visitar el bunker, y te inivito a hacer lo propio con el de Montjuic, en Barcelona, o el boquerón, de Soria.
una sugerencia, la lectura en pantalla de blanco sobre negro es un poco cargante para la vista. na'más, por el contenido, un gusto leerte.
saludos!
óscar

tiermes.blogia.com

* La Niña Ninja * dijo...

Hola ^3^
buscando información de casas y pueblos abandonados, que me quiero hacer alguna ruta estos días que tengo de vacaciones, tope con tu blog. y qué buen descubrmiento porque siento pasión por las cosas abandonadas!!!
Increible el bunker!!! me encanta!!! qué siniestro!!!! qué pena que no se pueda entrar así por las buenas!!!

Anónimo dijo...

Hola a todos, en este bunker del capricho se rodo allá por los stenta la pelicula Shaft en Africa con Richard Roundtree y viendo la peli se aprecia bastante bien la disposicion de esta construcción y de otras partes del parque.

Alejandro dijo...

Muchas gracias por facilitarnos este extraordinario reportaje. Estuve hace poco en el Capricho, y me quedé a las puertas deñ bunker, pero con tu reportaje es como si hubiese estado por ahi abajo
Gracias y felicidades por tu gestión
Alejandro

Anónimo dijo...

genial como se puede visitar el bunquer?

Anónimo dijo...

Tienes otro debajo del Colegio San Isidoro en Madrid (Retiro)pregunta a los obreros q estan alli...parece q no lo sabe nadie...

Jesús dijo...

Bien

Anónimo dijo...

gmail

Olalla Uriarte dijo...

Hola,
me ha encatado tu post. Llevaba un tiempo leyendo sobre los bunkers y escondites de la guerra civil en Madrid y he agradecido mucho toparme con tu artículo. Estaría muy interesada en verlo en persona ya que debo realizar un proyecto final para el máster en documentales que estoy realizando y creo que sería un tema muy interesante. ¿Me podrías facilitar algún contacto para solicitarle la visita?
Muchas gracias y enhorabuena por tu blog

Olallauriarte@gmail.com

Sergio dijo...

Si alguien puede informarme de cómo visitar el bunker, por favor, que se ponga en contacto conmigo: ederonio@gmail.com
Gracias.
Sergio

el pasmao dijo...

Juanito dijo...
Si alguien puede informarme de cómo visitar el bunker, por favor, que se ponga en contacto conmigo: juanitoramirez@gmail.com
Salu2 cordiales.
Juan(ito)

Damon dijo...

¡Qué envidia! Lo que daría por poder entrar allí y tomar unas buenas fotografías... Muchas gracias por la información, me ha sorprendido pasar tanto tiempo en ese parque y no saber su mayor secreto

Alvaro dijo...

Me encantaría poder visitar el bunker del Capricho, hace tiempo escribí en el foro por la memoria de Madrid www.foroporlamemoria.info
pero me contestaron que no era posible. Sin embargo en tu crónica comentas que pudiste acceder gracias a un contacto. Si pudiera ser, envíame un correo a mi dirección cuevasgomez@hotmail.com
Muchas gracias

Juan Vega dijo...

El otro dia me pase por el capricho y la verdad que es un sitio peculiar, vi las chimeneas y justo cuando me preguntaba que pintaban ahi un señor mayor le explicaba a su mujer que todo el parque era un bunker subterraneo, a parte el capricho tiene otro tipo de construcciones intrigantes como una casa que parece sacada del cuento de hansel y gretel