18.4.07

Bodega abandonada en Valdepeñas

Una vez más la observación directa y la simple casualidad fueron los aliados idóneos para dar con este sitio.

Más de una vez me había fijado en esta instalación, principalmente por una enorme torre con aspecto de silo, rodeada por otras edificaciones menores con las ventanas rotas y algún graffiti en sus paredes.


No fue hasta el otro día cuando una feliz combinación de falta de prisas, buen tiempo y la excusa de sacar al perro a que hiciera sus “cositas” (curiosa metáfora de algo tan natural y escatológico a la vez) hizo que pudiera desviarme a echar un vistazo a este lugar.

Resulta hasta divertido que después de ver el sitio desde la carretera, e incluso hasta un buen rato depués de pasear por sus ruinas, nunca se me hubiera pasado por la cabeza el pasado uso de esta edificación. ¿Qué otra industria abandonada podía estar situada en los alrededores de Valdepeñas sino una bodega?

Y como decía, no fue hasta un buen rato, y tras observar con curiosidad una serie de pequeñas “piscinas” con azulejos de colores, hasta que se me ocurrió que la finalidad de estas era pisar la uva para obtener el mosto. De repente todas las piezas de lo que había visto hasta ese momento cayeron en su lugar, como esos finales de películas cuando una revelación sorprendente enlaza todos los hilos de la trama y todo cobra sentido.


El sitio está bastante desolado. Gran parte de techos y tejados se encuentran en el suelo. No encontré maquinaria alguna salvo un par de carros con engranajes oxidados de utilidad desconocida, y alguna tubería aquí y allá.



El enorme silo que se ve desde fuera estaba hueco por dentro, y casi diáfano salvo por las estructuras metálicas de varios niveles, conectadas por escaleras, y que probablemente albergasen algún tipo de depósito encajado en los grandes agujeros de las plataformas.


Llama la atención el la escalera de caracol que permite el acceso al primer nivel.


En el exterior, varios depósitos tirados como gigantescas latas de refresco oxidadas entre la hierba. Otro depósito, más grande y con una escalera soldada a su alrededor me permitió observar el lugar desde un nuevo punto de vista. Sin embargo la subida no estuvo exenta de riesgo, al notar que las soldaduras de varios de los escalones estaban bastante deterioradas. Por suerte nada que no se pueda evitar alargando el paso.


En la parte más cercana a la carretera se encontraban más depósitos, aunque de obra y bajo el nivel del suelo


También varias habitaciones que debieron ser almacenes, talleres y alguna oficina. No quedaba ningún resto interesante. Sólo escombros y suciedad. Curiosamente da la impresión de que gran parte de los daños han sido producidos por el tiempo y no por chatarreros como suele ser la norma. Queda gran cantidad de metal que el tiempo y la intemperie ha convertido en chatarra oxidada y prácticamente inútil.


Por el deterioro, las instalaciones deben de haber estado abandonadas al menos 20 años. Por mucho que he buscado no he encontrado ninguna referencia a esta bodega, ni en el propio edificio ni por Internet, por lo que sólo se puede suponer. Supongo que el negocio se iría a pique al tener que competir con las nuevas bodegas, enormes instalaciones con decenas de enormes depósitos de metal brillante que se encuentran por los alrededores.


Una visita curiosa. El sitio es relativamente pequeño y se ve rápidamente. Resulta curioso compararlo con industrias mucho más pequeñas y artesanales para el proceso del vino como las que encontré en La Aldehuela .


Como curiosidad, un disco de vinilo cerca de la puerta. Probablemente el lugar fue usado en alguna ocasión para alguna rave o similar. Empiezo a pensar que los antiguos efluvios etílicos atraen de alguna manera inconsciente a los “ravers”

Localización: 38° 45' 15.00", -3° 25' 0.64". Al sur de la localidad de valdepeñas, colindando con la autopista A4, se puede ver con bastante claridad en google maps.

Estado: Bastante ruinoso, aunque todavía se puede apreciar para que servía cada estancia. Hay bastantes derrumbes de tejados, y pasar sobre alguno de los depósitos subterráneos da bastante respeto. Mejor dejar los saltitos para otra ocasión.

Acceso: La verja de exterior se mantiene, pero tanto las dos puertas que la cierran, tanto al norte como al sur, han desaparecido. El único problema para acceder al lugar es dejar el coche en un camino de tierra, y darle la vuelta al salir.

Enlaces: Todas las fotos de la entrada, y un buen montón más, están disponibles a buen tamaño en la galería Valdepenas de favshare.

Salu2!

No hay comentarios: