5.3.14

EQ.16. El parque de atracciones abandonado.

Madrugón. Un vuelo de esos que al rato de despegar ya estás aterrizando y de buena mañana te encuentras en el país vecino junto a un montón de frikis de los abandonos. ¿Hay mejor forma de empezar el día? Sobre todo después de estar tanto tiempo en el dique seco en temas de abandonos, como se ha podido apreciar en la falta de movimiento en el blog.

Primera visita y sorpresa. "Vas a alucinar con lo que hemos encontrado". Una carretera perdida, una cuesta arriba rodeada de árboles... Una extraña torre y... ¡Una montaña rusa! Si el día había empezado bien mejoraba por momentos. Aparcamos el coche en el parking, como cualquier otro visitante, solo que luego tuvimos que usar una puerta alternativa que no estaba en los planos originales del parque.

Lo primero que vi fue prácticamente esto. Luego vimos que la enorme piscina tenía en su tiempo juegos hinchables que evidentemente ya no estaban. De hecho faltaban un buen número de las atracciones que aparecían en los mapas que encontramos por allí. Probablemente se llevaron lo más fácil de transportar y lo más vendible.




La torre debía de tener sus buenos 30 ó 40 metros de altura, y subir a ella en frío luego me costaría pasar el fin de semana entero con las piernas doloridas.




Ya desde arriba se podía observar con detenimiento la estructura del parque. Desde luego era bastante pequeño y en sus tiempos apenas habría mucho más de una docena de atracciones. La principal era la torre donde estábamos, que servía de plataforma de puenting de varios tipos y de una colosal tirolina que cruzaba prácticamente el parque hasta el final.




La siguiente atracción era una rueda de coches que se levantaba hasta ponerse vertical. Sorprendía el diseño bastante antiguo teniendo en cuenta que el parque no tenía muchos años de antigüedad.




Desde la cabina de control que hacía también las veces de taquilla se podía ver el enorme brazo hidráulico que levantaba toda la maquinaria. Probablemente la atracción sigue ahí debido a que estaba firmemente sujeta al suelo y ya debieron de adquirirla con tiempo de uso.




La siguiente atracción era el Tornado. Una barquilla con capacidad para varios pasajeros en el extremo de una barra vertical con un contrapeso en el lado opuesto. En mitad de la barra un eje que hacía girar todo el conjunto de modo que la mitad del tiempo estabas cabeza abajo. Esta atracción también era enorme, parecía antigua y contaba con sólidos cimientos.




La siguiente atracción era curiosa porque tenía un aspecto realmente retro. En este caso era la típica atracción que se desmonta fácilmente y cuenta con sus propias ruedas de manera que se engancha a un camión fácilmente para moverla de feria en feria. Probablemente se quedó allí porque debía ser tan antigua como su aspecto.




Tampoco parecía especialmente divertida, sobre todo teniendo en cuenta los exóticos mecanismos que encontramos en los parques de atracciones modernos.




Por último, la impresionante "montanha russa". Nada de loopings ni giros exóticos. Máxima velocidad y giros en el menor espacio. La típica estructura que se le viene a uno a la cabeza cuando piensa en una montaña rusa.




Sólo contaba con dos convoyes de cuatro coches, con capacidad para ocho personas en total. Mientras uno estaba parado subiendo y bajando pasajeros el otro hacía el recorrido.
Lo más adorable era el diseño de las vagonetas, con ese aire tan retrofuturista y su diseño aerodinámico.




Eso sí, la sujección parecía que dejaba bastante que desear, aunque teniendo en cuenta que siempre se estaba cabeza arriba no hacía falta mucho más.




Como véis, atracciones no quedaban demasiadas, aunque tampoco es que cuando estuvo en funcionamiento hubiera tenido muchas más. Lo curioso es que no había más que un par de edificios de obra. Solamente unos servicios al final del parque, que estaban en sorprendente buen estado y sólo se habían llevado las tuberías.




El otro era un edificio más largo y multicolor que incluía las oficinas y taquillas, y otro anexo con el resto de baños, vestuarios para usar las piscinas y la cocina.




En su interior quedaba poca cosa, aunque el aspecto era de que había sido vaciado "ordenadamente" por los propietarios. Apenas había destrozos aparte de algún cristal roto y poco más. Lo que más me llamó la atención fueron estas fichas de colores que servían para acceder a las atracciones. Al parecer con la entrada daban un número de fichas en vez de tener barra libre para usar todas las atracciones como suele ser habitual ahora.




No es el parque de atracciones abandonado más grande del mundo ni por asomo, ni el más antiguo ni el más espectacular, pero en mi caso fue el primero que he podido visitar así que tiene su encanto.

Actualización 19/05/2014.
Dani ha subido su visión del parque y añadido un buen montón de fotos de cuando estaba en funcionamiento en Adventure-park.

Actualización 06/06/2014
La señorita Xanadú también ha subido su versión en Érase una vez… Camané Park. Resulta curioso ver imágenes casi idénticas mezcladas con otras en las que piensas "¿por qué no se me ocurrió a mi ?" :)

Salu2!

16 comentarios:

Jose Manuel Lopez Ruiz dijo...

Mira, ya se donde llevaban las atracciones que quitaban del Parque de Atracciones de Madrid :-P

Oscar dijo...

La montaña rusa me recurda a la antigua del parque de atracciones del tibidabo de Barcelona

Sara Absinthium dijo...

Buenas fotos !

Las vistas desde la torre eran de lo mejor, valía la pena subir a pesar del vértigo.


Juan Carlos dijo...

La vista desde la torre es magnífica. Y el lugar, súmamente curioso.
Salu2

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Esperando al tren dijo...

¿Me llevas? ¿Me llevas? Un momento... si esto me suena....
Nos encanta haberte sorprendido con el lugar y, como siempre, ha sido un placer volver a explorar contigo.

Digamma dijo...

Fue un abandono de los más curioso, pese a las incidencias ;) Es una pena que yo no subiera arriba.

Alegolu dijo...

Muy buen reportaje; las atracciones que quedan están en bastante buen estado y los habitáculos conservan sus detalles.
Sí que es curioso lo de las fichas; ya que ese sistema se usa más bien en las ferias; que pagas por cada atracción cada vez que te montes.
En los parques de atracciones, como bien dices, pagas la entrada y puedes usar libremente todas las atracciones las veces que quieras.

¡¡Saludos!!

chapiniki fotos dijo...

Impresionante, no me puedo creer que haya parques de atracciones abandonadas.

Enhorabuena por el reportaje.

Maquinas y Escombros Urbex dijo...

Ole ole! Nada menos que un parque de atracciones, eh? y casi nuevecito. Buen trabajo, me alegra saber que vuelves a la carga después de tanto tiempo.

Eduarson Wasabi dijo...

En que parte de Portugal??

Anónimo dijo...

joder! como echaba de monos algo así!
saludos

Umpi dijo...

Tenemos un par de fotos exactamente iguales jejejejeje

Nada que añadir. Reportaje, lugar y quedada (en general) 5 estrellas!!!

Daphnee Garcia dijo...

Parque de atracciones pequeñó pero sorprendente y estuvimos a punto de no ir!
ha sido una buena quedada!

Anónimo dijo...

En Bilbao también hay un parque de atracciones abandonado en artxanda

Pablo Merino Sanchis dijo...

Los parques temáticos abandonados siempre son especiales.
Hace poco que he vuelto de mi luna de miel en Japón, y he podido confirmar esa sensación que me causó visitar "Dreamland".
Lo había leído en varios blogs, y sabía su ubicación (aproximadamente), pero cuando pude saltar las mínimas medidas de seguridad que ponen los nipones, y vi delante de mi un pseudo Disneyland abandonado, me quedé en shock y me entró ansiedad de querer verlo todo.
La visita da para muchas páginas y muchas fotos, pero destacar no solo el impecable estado de las instalaciones sino el hallazgo estrella: un cadillac rosa del 61 en perfecto estado (salvo una limpieza a fondo y algun que otro faro).....
sea como sea increible.


Pablo